Make your own free website on Tripod.com

 

Tablas de Surf Antiguas

 

   HISTORIA DE LAS TABLAS DE SURF

El surf no existiría si no existiesen las olas pero tampoco si no contáramos con tablas para poder deslizarnos sobre ellas.

Por tanto si las olas son la aportación de la Naturaleza, las tablas son el complemento que pone el hombre. Como no, si algo está sujeto a la acción del hombre, ese algo va a evolucionar y cambiar irremisiblemente. Las tablas no han sido una excepción, más bien todo lo contrario, y su evolución a lo largo de los años resulta espectacular. A continuación os iremos contando a grandes rasgos las notas más curiosas y destacadas de una evolución que no para, ni lo hará wen los próximos años.
 

Primeros Datos

Entre la tabla que George Freeth recuperó allá por el año 1.900 de sus antecesores hawaianos y esas con las que hoy en día vemos surfear a Kelly Slater, Rob Machado, Eneko Acero o Pablo Solar, no solamente ha pasado más de un siglo en la historia sino que hemos asistido a cambios tremendamente espectaculares.
¿Que diría Slater si le dijésemos que surfeara con aquella reliquia de 4,80 metros y más de 65 kilos de peso? Está claro que nos diría que para echar unas risas sí pero para nada más. Lo suyo son las trifin de 1.85 y menos de 3 kilos de peso.
La historia de las tablas es paralela a la de la técnica. La evolución del material, de las formas (shape), etc., guarda una estrecha relación con la de las maniobras.

Hasta comienzos de los años 30 las tablas eran en su mayoría de madera de sequoia, que aunque resultaba muy pesada era también muy resistente al agua. En cuanto al shape, la largura y anchura del árbol era quien marcaba las pautas. El resultado eran planchas del orden de los 4 metros en las que maniobrar era casi utópico. Las olas de Waikiki eran el centro de reunión de los surfers de la época y en ellas para hacer un pequeño cambio de dirección era obligado retrasarse sobre la tabla, apoyarse en el pie de atrás y elevar la parte delantera de la tabla.

Primera Evolución

Siempre se quiere más, mejorar, progresar, y estaba claro que con aquellas tablas los problemas se multiplicaban al intentar maniobrar, o simplemente cuando las olas superaban el metro de altura.
A base de caídas los grandes surfers de la época (los hawaianos John Kelly, Fran Heath, o Wally Froiseth, y los californianos Lorrin Harrison, Pete Peterson, etc.,...) vieron la necesidad de modificar las tablas. La primera conclusión fue clara: Reducir la longitud.
Llegan los primeros grandes cambios, la cola de las tablas se estrecha con la intención de facilitar los giros, la tabla se acorta para ser más maniobrable, se cambia la posición del surfer sobre la tabla.


Aquí jugaría un papel muy importante el americano de Wisconsin TOM BLAKE. Blake conoció al mítico DUKE en unas competiciones de natación en el año 1.924. En poco tiempo se vio tremendamente atraído por el mundo del surf y partiendo de los consejos de Duke comenzó a fabricar sus propias tablas. Trabaja en madera de sequoia pero al darle forma deja amplios huecos que dan como resultado tablas algo más cortas (4,5 metros) y bastante más ligeras (45 kilos frente a los 65 iniciales). Los cambios son palpables, se gana en maniobrabilidad y velocidad.

1935 un Año Clave

El afán investigador de Blake no cesaría. Muchas pruebas, prototipos, quebraderos de cabeza, todo con el único objeto de conseguir tablas más rápidas, maniobrables y seguras. En 1.935 daría con un "invento" clave para la historia del surf: LAS QUILLAS.
Después de no pocas pruebas se decide a colocar una quilla en la parte trasera central de la tabla. Aparece el basculamiento, se pierde en equilibrio, pero los resultados en forma de maniobrabilidad dejan claro que estábamos en un momento clave.


No caben dudas de que Blake era todo un inventor, y años después sería el osado en acoplar una vela a una tablas o fabricar una carcasa estanca para realizar fotos desde el agua...

Los 40

Los años 40 vendrían marcados por la aparición de un nuevo tipo de madera en la construcción de las tablas. Se trataba de la madera de balsa con la que el primer gran logro fue el de aligerar enormemente el peso. ¿Quien fue el artífice de tan brillante idea? La verdad es que no está muy claro, pero todo parece indicar que fueron los californianos Harrison y Peterson los primeros quemezclaron la madera de balsa con la de sequoia. El trabajo no era nada sencillo y la figura del shaper comienza a adquirir gran protagonismo. Las tablas se componían de diferentes piezas a las que había que dar forma antes de ensamblarlas.

La llegada de Foam

Con la segunda guerra mundial la tecnología en materiales creció enormemente. Tanto la náutica como la aeronáutica se convierten en proveedores de revolucionarias materias primas. Se avanza hacia la estanqueidad, se cambia el sistema de fabricación, y es que la aparición del foam de poliuretano y la resina suponen toda una revolución.
Los años 50 serían los de las pruebas. Tipos de construcción, mezclas de diferentes materiales.
Se combinan éxitos y fracasos, y asistimos a la aparición de una de las grandes búsquedas de todo surfer: la tabla perfecta.


En está época destacó la figura de Bob Simmons que gracias a sus conocimientos de arquitectura naval, de resistencia de materiales y a su afán de mejorar, se convierte en uno de los precursores del surf moderno. Desgraciadamente en 1.954 cuando contaba con 35 años de edad, Bob desaparecería mientras surfeaba en Windansea.

La Maniobrabilidad y la Longitud de las Tablas

El peso y la forma pasan a compartir protagonismo con un tercer elemento: la longitud. A comienzos de los 50, Joe Quigg, compañero de trabajo de Bob Simmons, se decide a fabricar una tabla mucho más pequeña pensando en su novia. 2,70 metros, algo que rompía esquemas.

Joe decidió probarla y su sorpresa fue mayúscula cuando comprobó que no solamente flotaba y se deslizaba, sino que giraba con gran facilidad. Así nacía el primer malibú y con él se vivía un nuevo cambio radical en la historia del surf.

Los 60

Década dorada en la historia del surf en la que asistimos a la aparición de las maniobras que hoy denominamos clásicas. Fue una época en la que la madera de balsa pierde protagonismo para dar paso a una combinación de foam de poliuretano con resina de poliester. Es aquí donde aparece la figura de Gordon Clark (futuro Clark Foam), un químico que gracias a la textura que proporciona el foam permite dar forma a las tablas con facilidad. Aparecen los canales, rocker, diferentes tipos de colas, etc.

En esta década, la emigración de surfers californianos a Hawaii se hace masiva. Allí estaban las olas más desafiantes, los mayores retos. Pero esas olas enormes de paredes casi verticales exigían unas características especiales en las tablas. Es así como asistimos al nacimiento de los GUN, tablas con punta afilada en lugar de redondeada y de forma más estrecha que permitía enfrentarse con más garantías a las potentes y grandes olas hawaianas.

El Surf Moderno

Curiosamente el cambio más espectacular y decisorio para la evolución del surf, iba a llegar desde el otro lado del mundo, de Australia. Desde allí nos llega un hombre, NAT YOUNG, que aportará un nuevo estilo al surf, lleno de virajes, aéreos, cambios de dirección, y todo gracias a una tabla bastante más corta. Llegábamos a los años 70 y los giros pasan a convertirse en la obsesión de surfers y shapers. Ya lo más importante no era recorrer una distancia enorme sino permanecer el mayor tiempo posible próximo a la espuma en la zona de mayor velocidad de la ola.

Cambios Sin Fin

Los 70 y 80 siguieron viendo una evolución que no cesaba llena de carismáticas figuras. De las tablas de 1 quilla se pasaría a las de 2 quillas que el australiano Mark Richards (4 veces campeón del mundo) se encargaría de hacer populares. Poco después llegarían las 3 quillas, obra de otro australiano, Simon Anderson, que hoy en día siguen siendo las más populares.

Cambios también en formas y materiales. Nuevas fibras permiten hacer cada vez tablas más ligeras y se encuentran tablas que no llegan a los 3 kilos. Se experimenta con materiales revolucionarios, fibras casi irrompibles, shapes específicos para cada tipo de olas. Hay de todo para todos pero siempre con un punto en común: Sigue siendo la mano del hombre la que tiene la última palabra.

Página Principal | Quienes Somos | Ranking | Calendario de Eventos |
Libro de Reglas | E-mail | Web Page fedosurf.tripod.com.ar |

Web Master Edgar Severino
 

.

.